El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.Marta Fernandez Jara (Europa Press)

Telefónica registró en 2023 sus primeras pérdidas anuales desde 2002 como consecuencia de varios efectos extraordinarios. La operadora arrojó un saldo negativo de 892 millones de euros en 2023, como consecuencia del impacto del saneamiento de 3.107 millones de libras (unos 3.600 millones de euros) en la filial británica Virgin Media O2 (VMO2), y de la provisión de 1.300 millones de euros derivada del expediente de regulación de empleo (ERE) en España, para 3.400 personas que, en su mayoría, dejarán la compañía en los próximos días. El impacto para Telefónica por el deterioro en Reino Unido es de 1.786 millones de euros, dada su participación del 50% del capital (el otro 50% es propiedad de Liberty Global) de su filial en las Islas.

En cualquier caso, de no contabilizarse los extraordinarios, el beneficio neto ordinario de Telefónica alcanzó los 2.369 millones de euros en el conjunto de 2023, un 17,1% más que en 2022. Las acciones de la operadora han subido este jueves un 1,6%, hasta 3,74 euros.

El fondo de comercio es la capacidad de una compañía de generar beneficios gracias a activos intangibles que pueden producir ganancias futuras, como el valor de la marca, la cartera de clientes, su posicionamiento, el know how o el valor de patentes. En el caso de VMO2, este ajuste contable se ha establecido como consecuencia del deterioro de la situación macroeconómica en Reino Unido, y su influencia en la futura generación de caja.

Son las primeras pérdidas que sufre Telefónica en el conjunto de un ejercicio desde el año 2002, cuando, en los inicios de la presidencia de César Alierta, registró unos números rojos de 5.576 millones de euros, tras contabilizar unos impactos extraordinarios de 16.217 millones, por los saneamientos vinculados a los activos y gastos de reestructuración por las licencias de telefonía móvil UMTS adquiridas en Europa con un alto coste (especialmente en Alemania), Terra Lycos, Pearson y Telefónica Deutschland.

La operadora también sufrió pérdidas en el cuarto trimestre de los años 2015, 2019 y 2021, como consecuencia de las provisiones realizadas para afrontar los sucesivos planes de bajas voluntarias (PSI), pero en el conjunto de cada uno de estos ejercicios, registró beneficios.

Las cuentas vienen en un momento de fuerte sacudida en Telefónica, con la entrada en el capital de Saudi Telecom Company (STC) y su compra de un 9,9% del capital, si bien todavía tiene que recibir permiso del Gobierno para superar la cota del 5%, dado el carácter estratégico de la teleco en la seguridad y la defensa nacional; y el retorno del Estado al capital, una vez que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ejecute el mandato para adquirir hasta un 10% de las acciones, que convertirán al Estado en el primer accionista.

En cualquier caso, al margen de extraordinarios, Telefónica mantiene la tendencia de crecimiento en los negocios. La operadora, que este mes de abril celebrará su centenario, obtuvo unos ingresos de 40.652 millones de euros, un 1,6% más que en 2022 y el volumen más alto desde 2020. En el cuarto trimestre las ventas se situaron en 10.153 millones. La teleco indica que el negocio empresarial (B2B) se consolidó como una importante palanca de crecimiento, con un aumento orgánico de los ingresos del 6,3% en el conjunto del ejercicio.

A su vez, el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) subió un 1,4% en 2023, hasta 13.121 millones de euros, incremento que en el último trimestre ascendió al 1,6%, hasta 1.795 millones. “Confirmando las previsiones adelantadas por la compañía, Telefónica España volvió a registrar un crecimiento orgánico de su oibda, un 0,1%, en el último trimestre de 2023, algo que no ocurría desde 2019″, ha destacado la operadora.

En su informe financiero, Telefónica destaca que cumplió todos los objetivos de este ramo establecidos para 2023, que fueron revisados al alza en el segundo trimestre. Los ingresos y el oibda crecieron de manera orgánica un 3,7% y un 3,1%, respectivamente, y las inversiones (capex) se limitaron al 14% de las ventas. También superó las previsiones de flujo libre de caja, que, con un total de 4.227 millones de euros, se situó por encima de los 4.000 millones estimados. En el cuarto trimestre, superó los 1.562 millones.

Telefónica ha comunicado nuevos objetivos para el conjunto de 2024, el primer ejercicio completo del plan estratégico GPS, presentado en noviembre pasado en el Capital Markets Day, consistentes en un crecimiento de los ingresos en torno al 1%; entre el 1% y el 2% del beneficio operativo antes de depreciaciones, amortizaciones, intereses e impuestos (ebitda), magnitud que vuelve a las cuentas de la compañía; y de la caja operativa (ebitdaal-capex) también entre el 1% y el 2%.

La operadora contempla igualmente una cifra de inversión sobre ingresos de hasta el 13%, una vez superado el pico de inversión tras dejar atrás los grandes despliegues de fibra óptica, y un incremento del flujo de caja libre superior al 10%. Telefónica precisa que el objetivo del crecimiento de caja para este año tendrá como referencia los 2.308 millones de euros conseguidos con la nueva definición que la propia empresa aplicará desde este ejercicio.

Dividendos

En relación a la remuneración al accionista correspondiente a 2024, la compañía ha confirmado el reparto de un dividendo en efectivo de 0,30 euros por acción, que supondrá un desembolso próximo a 1.700 millones de euros, pagadero en dos tramos, en diciembre de 2024 (0,15 euros) y en junio de 2025 (0,15 euros), en línea con lo establecido igualmente en el citado plan GPS. Adicionalmente, amortizará el 1,4% del capital social de la compañía, el equivalente a la autocartera existente a 30 de junio de 2023.

La empresa ha recordado que, con respecto al dividendo correspondiente a 2023, también de 0,30 euros por acción en efectivo, ya abonó el primer tramo de 0,15 euros por título el pasado mes de diciembre, y prevé abonar el segundo, por el mismo importe, el próximo mes de junio. Telefónica ha destacado que, en 2023, el flujo de caja por acción alcanzó los 0,70 euros, con lo que cubre de manera holgada el citado dividendo de 0,30 euros por título totalmente en efectivo.

Con toda esta evolución, Telefónica cerró el ejercicio con una deuda financiera neta de 27.349 millones de euros, un 2,5% más que a final de 2022, con un ratio de endeudamiento de 2,60 veces. La compañía ha afrontado este año movimientos de calado, como la opa sobre la participación que no controlaba de su filial alemana, con un impacto de 881 millones de euros y tras la fuerte caída bursátil sufrida a principios de agosto, como consecuencia de la pérdida como cliente mayorista del operador móvil virtual 1&1.

La teleco ha defendido su capacidad de anticipación y la prudencia aplicada a la gestión de la deuda, que han reforzado la posición financiera del grupo. En 2023, la compañía acometió una labor de financiación por importe de 5.296 millones de euros que le permite mantener una “sólida” posición de liquidez de 19.531 millones. En esta línea, Telefónica tiene cubiertos los vencimientos de los próximos tres años, más del 80% es a tipo fijo y mantiene una vida media de la deuda cercana a los 11,6 años. El coste medio de la deuda se ha situado a la conclusión de 2023 en el 3,80%, frente al 3,96% de final de 2022.

“Telefónica sigue ejecutando su hoja de ruta, sin detenerse ante la incertidumbre macroeconómica global, con la ambición y determinación necesarias para completar el proceso de transformación operativa puesto en marcha a partir de 2016. En 2023, Telefónica ha cumplido todos sus objetivos financieros y afronta con decisión los compromisos fijados en nuestro plan estratégico GPS para seguir construyendo una nueva Telefónica y liderar la nueva era digital”, afirma el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Clientes

En términos de operaciones, Telefónica cerró 2023 con una base de 387,8 millones de accesos, con los accesos de fibra y de contrato móvil aumentando un 13% y un 3%, respectivamente.

La compañía continuó avanzando activamente en la transformación de sus redes inteligentes de última generación. “Con la aplicación de tecnologías tales como la inteligencia artificial o el machine learning, Telefónica sigue explorando e implementando soluciones que le permiten tomar decisiones de manera más rápida y eficiente, lo que en última instancia mejora su posición competitiva, la gestión de la inversión y el ahorro de costes”, dice la empresa, que añade que este proceso facilitó la aceleración de los despliegues de fibra y 5G, así como el apagado de la red de cobre, prevista para el próximo mes de abril, coincidiendo con el centenario.

La teleco asegura que mantiene su posicionamiento como líder global en fibra con una cobertura de 173,1 millones de unidades inmobiliarias pasadas con redes ultrarrápidas de banda ancha (+3%), de las cuales un total de 74,3 millones son de fibra (+14%). En este caso, Telefónica Infra avanzó en su cartera de infraestructuras. Así, en torno al 30% de los futuros despliegues de la teleco se ejecutarán a través de sus múltiples vehículos de fibra, que a cierre de diciembre totalizaban 21 millones de unidades inmobiliarias pasadas.

En cuanto al 5G, la cobertura siguió creciendo para llegar a un 87% de la población en España, a un 94% en Alemania, al 48% en Brasil y al 51% en Reino Unido. Además, la compañía ya ha lanzado el 5G+ en España, Alemania y Brasil, y está previsto que lo haga en Reino Unido en los próximos meses.

Recuperación de España

Telefónica ha destacado la recuperación de su filial española durante 2023 a nivel comercial y financiero. El oibda se ha estabilizado en el cuarto trimestre, los ingresos han mantenido un crecimiento sostenido a lo largo del año y se ha consolidado la mejora de la actividad comercial. Esta evolución se ha apoyado, según la teleco, en una “oferta diferencial de calidad” que ha permitido continuar con la revisión de precios en enero de 2024. En el conjunto de 2023, el volumen de negocio aumentó un 1,3%, hasta 12.654 millones de euros, el mayor importe desde 2019, con una subida del 1,6% de los ingresos por servicio.

La mejora se ha acelerado en la última parte del año. Los ingresos en el cuarto trimestre aceleraron su crecimiento interanual hasta el 3,3% gracias al aumento del 6,5% de las ventas de terminales (un 1,3% en el tercer trimestre), y a los mayores ingresos por servicio, que crecieron un 3,2%, 2,2 puntos porcentuales por encima del tercer trimestre. La operadora ha destacado la solidez de los ingresos minoristas, con una subida del 2,7%, impulsada por la venta récord de servicios de TI a empresas, y la mejor actividad comercial en el ámbito residencial.

Los accesos aumentaron un 1%, impulsados en el cuarto trimestre por la aceleración de la TV de pago, con una ganancia de 8.000 líneas, tras el lanzamiento de la nueva plataforma Movistar Plus+, abierta a usuarios de otras telecos; y por el crecimiento interanual mayor al 1% tanto en la banda ancha fija como en contrato móvil. La fibra continuó creciendo entre octubre y diciembre, al incorporar 81.000 accesos, de los que 75.000 son minoristas, y representa ya el 92% de la base de clientes de banda ancha fija. Telefónica, que en abril procederá al apagado de su tradicional red de cobre, alcanza con su infraestructura de fibra un total de 29,3 millones de unidades inmobiliarias.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *