Roni Bandini despertaba todos los días con los temas de reguetón que su vecino reproducía a todo volumen. Hasta que ya no aguantó más. No llamó a la puerta y pidió a su vecino bajar el volumen, sino que desarrolló una máquina autónoma “para que se encargara de la situación”. El músico y programador argentino fabricó un aparato que funciona con inteligencia artificial (IA) para detectar reguetón e interferir en los altavoces bluetooth hasta que la música se detenga. Se llama Reggaeton Be Gone y está inspirado en el viejo TV-B-Gone, un aparato que se utilizaba hace 20 años para apagar bafles y televisores molestos en bares y restaurantes. Tras hacer público su invento en redes sociales, a Bandini lo comparan con Messi y Maradona en Argentina y para muchas otras personas es ahora “un héroe” y “merecedor del Premio Nobel de la Paz”.

El primer paso para crear una máquina capaz de interferir la señal de reguetón es entrenar a una IA para que reconozca el género. Luego, con una computadora Linux, Bandini escanea las señales bluetooth para determinar cuál puede pertenecer al altavoz que lo emite. “Desde este punto la máquina ya se ocupa”. Reggaeton Be Gone reconoce miles de canciones y una vez que las identifica, genera inferencias y contraataca al bafle enviando muchos paquetes y pedidos de conexión con el fin de desconectar o deteriorar la calidad de sonido. “Para que la máquina funcione, el volumen del reguetón del vecino tiene que ser suficientemente elevado”, explica.

Aunque algunos lo consideren un héroe, es evidente las dudas que genera este programa desde el punto de vista ético y normativo. En España es ilegal poseer y utilizar cualquier inhibidor de frecuencia desde junio de 2022. Un bloqueador es un dispositivo diseñado para interferir con señales de comunicaciones inalámbricas como redes wifi, GPS o bluetooth. Funcionan emitiendo señales de radio en frecuencias similares a las utilizadas por los dispositivos atacados para causar interferencias y perturbaciones, lo que dificulta o imposibilita que los dispositivos señalados reciban o transmitan señales. El uso de estos aparatos está prohibido en muchos países, ya que pueden tener usos indeseados. Es común, por ejemplo, entre los delincuentes que intentan desactivar los sistemas de alarma. Al respecto, el programador explica que su máquina es diferente, pues no bloquea las frecuencias, sino que inunda los pedidos del altavoz. “Antes de que me digan algo al respecto, entiendo que interferir los parlantes [bafles] de un vecino podría ser ilegal, pero, por otro lado, escuchar reguetón todos los días a las 9.00 de la mañana, definitivamente debería ser ilegal”, afirma.

El proyecto es controvertido, pero Bandini cuenta que el recibimiento ha sido “sorprendentemente afectuoso y con bastante humor”. No recuerda grandes críticas por parte de reguetoneros, “pero también es posible que se hayan perdido en la avalancha de los mensajes por la viralización”, reconoce. Incluso ha recibido muchos pedidos personalizados para otros estilos musicales. “Por nombrar algunos: vallenato, cuarteto cordobés y cumbia”. A pesar del éxito, explica que no tiene planes a largo plazo en la industria: “Simplemente estoy halagado por la atención y contento por mi pequeña contribución al interés por la cultura maker”, detalla. La publicación de su invento en X (antes Twitter) tiene cinco millones de visualizaciones.

Después de viralizarse su programa, el argentino ha colgado el tutorial, demo y código y ofrecerá talleres, workshops y conferencias al respecto. “Descargué canciones representativas del estilo, las pasé a mono, bajé la resolución a 16khz, hice un split de 4 segundos, usé un bloque de procesamiento MFE y un algoritmo de clasificación. Finalmente exporté el modelo entrenado con extensión .eim para Linux bajo procesador ARM”, detalla técnicamente el inventor en el videotutorial. Para darle forma al artefacto, utiliza un Raspberry Pi 3 y una pantalla Oled 128×32. Otros inventos de Bandini son Rayuelomatic, una máquina diseñada para leer Rayuela, de Julio Cortázar; un muñeco Furby reprogramado para recitar frases de Jorge Luis Borges al que llamó Borgy; Klausner Machine, un artefacto capaz de “escuchar” a las plantas, y otros más publicados en su blog.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *